El azul y su marcada tranquilidad.

Es muy estable a la luz solar, y por eso en las pinturas dura mucho en los exteriores, en especial en los esmaltes al agua como el Pieza & Fachada, que con su terminación satinada, debido a la resina acrílica en él, lo cuida y lo protege de la intemperie.

Se le considera dentro de los colores fríos y de mediana luminosidad, también mágico, sereno, divino, limpio y puro, induce sensaciones de paz, tranquilidad, fragancia y elegancia. El empleo del azul es muy bonito para decorar ambientes interiores, donde se busca la elegancia, junto a la forma de destacar algunos objetos que adornan el entorno; combina con muchos colores, en especial con sus vecinos en la rosa cromática, porque es armónico con la naturaleza, y es cercano al Índigo, que es como el séptimo color.