Fachadas de dos colores

La pintura de las fachadas de las viviendas debe cumplir requisitos básicos, como por ejemplo, que sea lavable, y es que este tipo de paredes exigen que los revestimientos respondan correctamente ante circunstancias ambientales determinadas.

Asimismo, es ideal que la pintura que elijas resista la acción de los rayos ultravioleta y sea permeable al vapor de agua.

Otros factores que se valoran son la adherencia a la superficie, durabilidad, resistencia al desgaste y permanencia de los colores.

La gama de tonos de estos revestimientos es muy amplia. Generalmente las fachadas de dos colores pueden ser blancas y negras. Aunque la gama de los acabados existen muchas variedades, donde destacan los satinados, brillo, mate o los que tienen acabados texturizados.

El color que elijas debe ser resistente a los cambios de temperatura, así evitarás la formación de grietas o la aparición de suciedad  moho por la humedad