Cómo aprovechar la luz por medio de los colores de tus paredes

Siempre hay algún lugar en tu hogar que no tiene la luminosidad que tú quisieras y aunque pongas más y más lámparas no logras el resultado natural que quisieras que tuviera. Uno de los factores más importantes con respecto a la luminosidad de un espacio es el color que predomina en este.

Es por esto que siempre procura utilizar colores claros, ya son perfectos para espacios reducidos y poco iluminados, esto se debe a que reflejan la luz y hacen que el lugar se vea más amplio. Por lo mismo debes descartar el uso de tonalidades cálidas y oscuras que, por el contrario, generan la sensación de apagar el espacio y hacerlo más pequeño.

El color blanco es el rey cuando se habla de dar luz a un espacio oscuro. Puedes pintar las murallas de este color para que el lugar parezca más iluminado y amplio. Pintar el techo de blanco también puede ayudar a dar luminosidad, además hará que el techo se vea más alto. Por supuesto el blanco no es el único color que puedes utilizar. Para no generar un efecto monótono en la decoración puedes utilizar colores el marfil, crema, crudo o blanco metalizado. Estos colores también ayudan a dar más luz, por lo que también son una buena alternativa al clásico blanco.

Los muebles también juegan un papel protagonista a la hora de iluminar un espacio. Prefiérelos de colores claros y de esta manera reflejarán la luz natural, por lo mismo colócalos cerca de una ventana o alguna fuente de luz natural.