Colores que hacen bien.

Conoce más aquí

Disfruta toda la calidez del rojo.

Cuando enfrentamos el color rojo, nos aumenta el contenido de adrenalina en la sangre, lo que se traduce en un aumento del ritmo respiratorio y de los latidos del corazón, junto con un aumento en vitamina K, que es un cicatrizante. También se nos agudizan algunos sentidos, como la audición y el tacto. Todo lo que estamos describiendo, corresponde a cambios fisiológicos en nuestro organismo, que nos “alertan” para un estado de alta peligrosidad, y esto explica el por qué, el rojo se emplea como “color de seguridad, peligrosidad, y de alerta”, por este motivo se emplea en el fútbol para echar a un jugador, previo a la amarilla que es de alerta.  Así también se emplea para decorar muebles, cojines y objetos en general, y no para pintar grandes superficies, como los muros de una habitación, sino que pequeñas áreas para combinar con otros colores. Sin embargo, el rojo es un color apasionado y cálido, que nos estimula y nos levanta el ánimo; también se le asocia a lo prohibido, a la guerra, al poder, al amor, y a las fiestas como la Navidad.