FLUJOS DE LA ENERGIA

Es sabido por muchos, que Feng Shui, significa viento y Agua, por lo tanto, es muy importante que la circulación de la brisa, que entra por nuestras ventanas, circule tranquila y armoniosamente por todo nuestro hogar y no de forma abrupta, al punto que se generen corrientes de aire terminando en los habituales portazos. Desde el punto de vista del Feng Shui, esto no es una circulación armoniosa, por lo tanto, sobre todo en aquellos espacios que la puerta enfrenta una ventana, debemos colocar un cristal cerca de la ventana. De esta forma, el cristal captura la energía luminosa Yin Yang del exterior, gira atrayendo la luz y aquietando las sombras del interior, y distribuye a través de los colores del arcoíris, hasta el último rincón de ese ambiente y se manifiesta en bienestar y alegría de la persona que habita ese espacio.